2 de julio de 2014

El “Coleccionismo y el mecenazgo” se cuelan en Es Baluard.

Hace unos días daba comienzo un nuevo proyecto desde el museo Es Baluard en Palma de Mallorca. Coincidiendo con el comienzo del verano y con la celebración de Art Basel se presentaba el programa “Coleccionismo y Mecenazgo”, que se define como un programa para promover acciones en torno al coleccionismo y diferentes vías de patrocinio y mecenazgo, como un punto de encuentro abierto a la construcción patrimonial y el arte desde la sociedad civil.
Con esta premisa se ha establecido que Junio será la fecha elegida: cada año se celebrarán distintas acciones para fomentar el coleccionismo, intentando ser una cita constante para tener en cuenta la importancia de esta actividad. No es casual, como decía, que sea Junio el mes elegido: Basel se convierte en el foco de atención del arte internacional, y aprovechando esta coyuntura, así como los que viajan a la feria para ver las últimas propuestas, Es Baluard propone una cita más para incluir en la agenda.La primera propuesta, el pasado día 17, comenzaba con el libro “Los laberintos del arte”, de Carmen Reviriego (que ya presentó en la edición pasado en ARCO en Febrero). Puede verse el vídeo de la presentación aquí.

Se trata de un manual que busca romper mitos en torno al coleccionismo, una práctica imprimida de muchos estereotipos e ideas erróneas. Para ello, Reviriego da un repaso al mercado del arte, a los agentes implicados en su funcionamiento y a las reglas de este sistema, intentando clarificar un poco más esta práctica.

En esta presentación también participaron Nekane Aramburu, directora del museo Es Baluard, José María Lafuente, coleccionista, y Amparo Sard, artista.

 laberintos
Entre los muchos temas tratados durante la charla, el diálogo pasó por cuestiones como el papel de la crítica de arte, de la educación artística (y su práctica ausencia en los colegios y universidades), y algunos de los clichés asociados al coleccionismo, como las grandes cifras en algunas ventas, que alejan a aquellos interesados en comprar obra pero con menos recursos financieros.Lo cierto es el coleccionismo es una práctica muy particular, que cada vez más encuentra visibilidad en el mundo del arte. Desde hace unos años podemos asistir con más frecuencia a charlas, encuentros y conferencias sobre el coleccionismo y su importancia. Algunas de las citas más recientes fueron las Jornadas de Coleccionismo en la Fundación Lázaro Galdiano “Coleccionismo y Comisariado, dos dimensiones para pensar con imágenes” el pasado mayo, o la cita anual cada Octubre en ForoSur _Cáceres, con Rosina Gómez-Baeza y Lucia Ybarra como equipo curatorial del proyecto. Próximamente también tendremos el curso de verano de la Universidad Menéndez Pelayo “Comisariado y coleccionismo en arte contemporáneo” promovido por el Instituto de Arte Contemporáneo y la Asociación de Coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo 9915, con Glòria Picazo como directora y Tania Pardo como secretaria académica. Entre los ponentes, grandes nombres como Patrick Charpenel, director de la Colección Jumex (México), Pilar Citoler (Colección Circa XX) o Benjamin Weil, director del Centro Botín.

Desde que en el siglo XIX el coleccionismo llegase al mercado internacional, su interés no ha dejado de crecer. Se trata de una actividad muy particular, que tiene una dimensión social y económica muy importante, ya que no se trata sólo de una cuestión de valor financiero sino que genera recursos artístico, mueve el mercado, promueve la producción y da apoyo a los artistas, y todo lo que deriva de esto tiene una clara relación con lo educativo y con el propio patrimonio.

teniers141
El libro de Carmen Reviriego nos desgrana el proceso de convertirse en coleccionista. Cómo esta práctica tiene incluso una dimensión psicológica, que nos habla de cómo es quién la atesora casi más que su propia personalidad.También señala que el poder adquisitivo es importante a la hora de comenzar una colección, pero que sin duda lo que define a una buena es más su capacidad de ser creíble, de generar confianza. Una colección seria y con rigor es un valor intangible mucho más difícil de conseguir que una compra con un valor económico mayor o menor.

La pasión es sin duda lo que define al coleccionista, lo que le lleva a comprar bajo un impulso irrefrenable, que como dice Reviriego, es un “balance entre corazón y razón, entre sentimiento e inteligencia, entre deseos y consideraciones racionales”. Lo emocional que lleva a alguien a comprar una pieza y después otra es lo más importante para empezar una colección. Esas obras que irá atesorando a lo largo de su vida se convertirán en parte de sus recuerdos, hablarán de su historia particular, serán una biografía visual de quien ha coleccionado.

Según vemos en el libro, tomando como fuente la World Wealth Annual Report de 2012, el valor emocional es el principal motivo para coleccionar arte.

libros_laberintos

Recuerdo que en la pasada edición de ForoSur Cáceres muchos de los coleccionistas contaban que reconocieron cuándo tenían una colección cuando las obras ya no cabían en sus casas. Cuando poco a poco se van acumulando piezas, cada una con su propio relato vital, al final se acaba construyendo una narración propia, que es la que definirá a esa colección y le dará un sello único.

Sin duda la presentación de este libro es el perfecto marco para comenzar el programa “Coleccionismo y Mecenazgo” en Es Baluard. Una cita anual que a partir de este año será de obligada atención por el sector del arte para estar al día.

Una propuesta nueva en el cambio del museo que propone dialogar y poner nuestro foco de atención en una práctica privada que cada vez más está en boca de todos.