18 de abril de 2011

La escultura en el arte contemporáneo

En el arte que se crea desde principios del siglo XX hasta hoy hemos sido testigos de una evolución tanto conceptual como física de ciertas ideas, algo especialmente reseñable en el caso de la escultura.
Es importante señalar un hecho que, aunque normalmente pasa desapercibido, resulta fundamental para entender este cambio: la desaparición del pedestal.
El pedestal separaba los objetos escultóricos de la tierra y convertía a aquello situado encima en una obra de arte: la tierra era la materia natural sin haber sido intervenida por el hombre, y la escultura, lo situado encima del pedestal, era la creación del Ser Humano, su propia idea convertida en forma. Se separaba así el campo real del campo representacional; este pedestal era el límite entre lo diseñado y lo virgen.
Por otro lado, la escultura perdía su definición cuando aparecían nuevas formas y se convertía en un objeto nómada, que no quedaba delimitada a un interior arquitectónico, sino que se situaba en exteriores o que incluso llegaba a adquirir un sentido simbólico en relación a su entorno (como las obras de Robert Morris, por ejemplo, concebidas para el interior de una galería pero que se consideraban como esculturas porque no eran propiamente la habitación, y que se colocaban en la pared o sobre el suelo directamente, perdiendo heréticamente su situación privilegiada anterior; también sirven como ejemplo la obra de Richard Serra o de Land Art, que pueden leerse aquí). 
También debemos señalar que bajo el impulso de Maurice Merleau-Ponty, la escultura se convirtió en algo inacabado, que requería que el espectador se moviera en torno a ella para poder percibirla en todo su sentido. Según él, el espectador no conocía sólo a través de la vista, sino que necesitaba todo el cuerpo y su simetría, siendo esta actitud activa la que le permitía conocer el sentido simbólico de la escultura. Ya no era un espectador pasivo, sino que se convertía en el último que traducía el significado de la obra.
 
Con todos estos cambios, es natural que el concepto de escultura haya sufrido varias crisis y que se propongan otras definiciones para realidades artísticas nuevas, que no entran en el concepto histórico de escultura.

 

Robert Morris installgreengal 61hq
Robert Morris, Green Gallery.
richard_serra_04
Richard Serra