3 de junio de 2012

La libertad razonada.

La identidad y el género han sido dos cuestiones que se han desarrollado paralelas en las últimas décadas en la Historia del Arte. Desde Mayo del 68 comienza a surgir una clara determinación por reivindicar el papel de la mujer en el mundo del arte desde una posición firme y abierta. El modelo impuesto de varón, clase media, masculino y heterosexual comienza a resquebrajarse, con especial impulso de la performance, que se convierte en el principal (que no único) movimiento que incita a la mujer a mostrarse como realmente es.
 
Una de las artistas que hoy en día sigue trabajando la cuestión del género y la identidad es Cristina Lucas (Jaén, 1973); lo hace convirtiéndose en la protagonista de sus acciones, algunas veces, y otras como narradora tras la cámara a través del videoarte. Dos soportes que le sirven para mostrar su desencanto con una sociedad no igualitaria y su propuesta de reinventar el pasado para crear un mejor presente.
 
En “La ‘liberté raisonné'”, pieza que basa su puesta en escena en una pintura de Delacroix, muestra en un tableau vivant la imagen alegórica de la libertad como mujer semidesnuda en medio de la guerra y rodeada de hombres armados.
En el final del video, sin embargo, se nos sugiere que esa misma escena, una joven en medio de una batalla, tendría en realidad un final bien distinto.
¿Es la libertad un derecho a cualquier precio? ¿Estamos condenados a ser libres, como decía Sartre, o esta no existe como tal?
 
“La ‘liberté raisonné'”, junto a otras piezas de la artista, son un deleite visual y reflexivo sobre la imagen de lo femenino y la mujer en pleno siglo XX.