22 de junio de 2011

Picasso es comunista, yo tampoco

el enigma de hitlerAyer aproveché para volver a ver una entrevista que me parece una de las mejores que he visto, la famosa conversación entre Dalí y Soler Serrano en A fondo, donde se muestra con gran claridad la personalidad del artista catalán, tan propenso a lo mordaz e irónico, con ese carácter tan particular que le llevó a ser expulsado del grupo surrealista.
Coincide además con que me encuentro leyendo Diario de un genio, el diario del propio Dalí donde se muestra esa personalidad peculiar y donde se definde a sí mismo como un genio y como un artista apolítico, ateo (al menos en su infancia según le enseñó su padre) y sobre todo, creativo, capaz de crear un mundo único daliniano.
Hojeándolos (los libros de su padre), aprendí con todo celo, sin dejar prueba alguna al azar, que Dios no existe. (…) Cuando descubrí a Nietzsche, me quedé atónito. Vi que tenía la audacia de afirmar en letras de molde: “¡Dios ha muerto!”. ¿Cómo se explicaba eso? ¡Llevaba yo tiempo aprendiendo que Dios no existía, y ahora alguien me comunicaba su defunción!.
Sus pinturas donde aparecía Hitler, que tanto irritaban a los surrealistas, le llevaron a varios enfrentamientos con el grupo. En una de estas reuniones se debatía la permanencia o no de Dalí en el movimiento:
En el curso de mi defensa “pro domo”, me arrodillé en distintas ocasiones, no para implorar que no me expulsaran, como falsamente se dijo, sino, por el contrario, para exhortar a Breton a que comprendiera que mi obsesión hitleriana era estrictamente paranoica y apolítica en su esencia.
Puedes ver la entrevista completa en estos enlaces: