1 de septiembre de 2014

Una ventana al videoarte en Berlín.

Después del pequeño parón estival qué mejor forma de volver a ponernos al día en el arte contemporáneo que hablando de un proyecto muy especial: A WINDOW IN BERLIN.

El pasado mes de Julio, durante el seminario “Comisariado y coleccionismo en arte contemporáneo” (organizado por el Instituto de Arte Contemporáneo y la Asociación de Coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo 9915) que se celebró en Santander, Ángel Nieto y Clara González, dos coleccionistas, nos hablaron de las obras que habían ido adquiriendo y también de esta propuesta que ellos mismos han creado y gestionan.

berlin

A WINDOW IN BERLIN es un proyecto sin ánimo de lucro que presenta obras de videoartistas iberomeamericanos (de España, Portugal y América Latina) proyectando cada pieza sobre un viejo container rehabilitado. Este lugar tan especial para mostrar videoarte funciona como una pantalla que se ve desde la calle, permitiendo el acceso libre y gratuito a las obras que se exhiben.

Y no se trata sólo de ofrecer videoarte. A WINDOW IN BERLIN se rige también por criterios curatoriales, siendo un comisario el que cada tres meses programa un ciclo completo. Cada semana de ese período está dedicada a un artista diferente (doce en total), y dentro de estas exposiciones semanales se pueden ver una o varios obras del artista elegido.

miren

La primera exposición que habría A WINDOW IN BERLIN en 2013 fue “Identity”, y los comisarios fueron Clara y Ángel, padres de todo el proyecto. Una colectiva donde participaron artistas tan conocidos como Sergio Prego, Ruth Gómez, Sandra Gamarra, Laramascoto o Mateo Maté, entre otros.

Con el comisariado de Ángela Molina se estrenaba el nuevo emplazamiento, bajo el título “Video: action, language” que presentaba piezas de Francis Alÿs, Joao Onofre o María Teresa Hincapié.

Entre otros que han pasado, el más reciente es “A selection of Iberoamerican video art of Bodies & Souls”, comisariado por Chema de Francisco, y que estuvo hasta el pasado 25 de Agosto (con Beth Moyses, Helena Almeida, Andrés Montes…).

Otras de las características que tiene este proyecto es la facilidad para trasladarse. En un primer momento el container se situó en Bernauer Strasse 49, para moverse al enclave donde puede verse ahora: Köpenicker Strasse (en un lugar cercano a donde se almacenaban las obras de arte “degenerado”).

A WINDOW IN BERLIN es una iniciativa muy especial, como decía al principio, por la propia esencia del mismo: dar a conocer videoarte de calidad de artistas de diversos países iberoamericanos a través de una pantalla abierta en la calle. Es una brisa cálida en mitad de la fría Berlín. Una propuesta sin ánimo de lucro, que cuenta con el esfuerzo generoso de sus creadores, que se convierte así en un enclave único. 

berlin2
También me parecía interesante por quienes le han insuflado vida: la imagen del coleccionista como alguien que compra arte únicamente para su disfrute personal está cada vez más en extinción. Como ya señalaba en otros posts anteriores donde hablaba de la función del coleccionista y su cada vez mayor visibilidad pública (en cursos, charlas, encuentros, exposiciones…), es importante volver a resaltar que un coleccionista no es simplemente un comprador de arte. Es una persona interesada en la cultura, sensible a la creación y que en muchos casos compra arte movido por emociones, y no por una cuestión económica.

A WINDOW IN BERLIN es la propuesta de Ángel Nieto y Clara González como coleccionistas y como personas sensibles a lo artístico. Han decidido liarse la manta a la cabeza y convertir un viejo container de obra en un contenedor de ideas, en una pantalla para ver videoarte desde un lugar tan transitado como la calle. Una ventana de conocimiento abierta a todo el que quiera mirar. Sin límites, sin precio.